Angustia: la pieza suelta y su mecanismo estructurante.

Angustia:la pieza suelta y su mecanismo estructurante.
-Comentario a Clase 4ta. del Seminario “El Otro del desengaño”( 1/6/19)

Milena Nucciarone

En la continuación del seminario anual El Otro del desengaño, Enrique Acuña comenzará estableciendo la posición del analista, al mostrar que no todos los significados están dichos en el Cosmos del universal. Es así como el deseo del analista introduce una “potencia en la carencia”, de manera equivoca. Es una dimensión a modo de un rompecabezas en que falta un elemento que permite la metonimia del deseo.

Entonces partimos de los significados del mundo -cosmos- y su dialéctica con la “Otra escena” del mundo a partir de lo no-familiar, lo siniestro, lo no significado :Unheimlichkeit, un nombre de la angustia lacaniana. Esto es la introducción de la dimensión de un agujero en el significado que hacer surgir un significante, mostrando que algo falta, algo causante como falta de un significante en el Otro. Es la fórmula de la angustia en el grafo del deseo: S(A tachado).

Lacan en este Seminario X, remite dicha “función estructurante de la falta” de representación del cosmos al falo imaginario que luego se escribe como simbólico. Es aquello que hizo agujero en el significado, siendo un elemento irreductible a ese campo imaginario-simbólico.
En la clase anterior escribía esa falta del objeto en una secuencia que avanza en la enseñanza de Lacan en distintos planos:

1- a # a` – Lo no especular
2- (-φ) menos Phi (falo imaginario)
3- castración (falo simbólico)
4-objeto (a)
5- agujero Real

Sabemos que de lo que se trata, no es de “construir el significado” como lo haría la filosofía de la mente y el cognitivismo midiendo las capacidades, sino más bien de la mostración que hay una “pieza faltante” que no se reduce a ningún significado. Es luego en el sujeto particular, en su detalle, en lo imposible lógico, que encontramos las pistas del deseo como causa y la función del objeto (a). Es partir de atravesar la experiencia de estar “ante• la angustia que en un análisis se retroactiva y se cede o se suelta una pieza, es el objeto causa que esta “de antes” (anterioridad lógica).

Cuando surge la falta significante se captura la señal del deseo que está en juego; sería el Unheim, saliendo de lo familiar y ubicaríamos el Heim como el conjunto de significados. Siguiendo la pregunta : ¿Qué es lo que hace que el Heim -la casa del Otro simbólico- se vuelva Unheim, es decir extraño? Se recuerda en Freud “la situación traumática causal y situación peligrosa actual”, en un tiempo en el cual la situación peligrosa es actual, es ante algo que me genera angustia pero que la causa esta desde antes, remitiendo a la situación traumática de pérdida del objeto (de amor o del cuerpo propio).

Haciendo referencia a El Seminario, libro X, La angustia, en la introducción, Lacan retomará al estadio del espejo con el esquema óptico, para mostrar cómo se estructura una falta. Toma las leyes y procesos en cuanto a la formación de imágenes a partir de la óptica geométrica. En el esquema simplificado encontramos la presencia-espejo, reflejo del Otro del inconsciente-ausencia.

Del lado de la presencia: la imagen real, del lado de la ausencia: la imagen virtual. Ubicando al (-φ) como lugar de la falta, angustia de castración, en el que algo puede aparecer, de modo que hay un resto que no entra en el (-φ). La escritura del falo simbólico es la demostración que por la castración la falta des-angustia , a la inversa de la definición “me falta la falta”.-

Función de la Angustia
A lo antes mencionado sobre la función estructurante de la falta agreguemos ahora que es estructurante del deseo de otra cosa.
Teniendo en cuenta ciertas cuestiones de la época es que cabe el interrogante acerca de ¿Cómo escuchar a alguien angustiado? Lo que remite a la función de la angustia, en tanto “para qué sirve y de qué se sirve”, así mismo podemos continuar con ¿cuándo surge la angustia? Diremos que cuando un mecanismo hace aparecer algo en el lugar de (–φ).

Leemos “Lo unheimlich es lo que surge en el lugar donde debería estar el menos phi .De donde todo parte, en efecto, es de la castración imaginaria, porque no hay imagen de la falta y con razón. Cuando algo surge ahí, lo que ocurre, si es que puedo expresarme así, es que la falta viene a faltar”(1). Encontramos la angustia como ligada a todo lo que pueda surgir en el lugar del (-φ) y esto es lo que nos enseña el fenómeno de Unheimlichkeit, lo ominoso.

¿Cuál será nuestra posición al respecto? Acaso des angustiar dejando sin deseo al sujeto, culpabilizando, des culpabilizando, victimizando, o más bien haciendo que aparezca la señal de un deseo nuevo que no estaba en lo significado. Si se atraviesa la experiencia, hay un saber del goce en juego. Entonces ¿Cuál es la función de la angustia?: poner en evidencia la función del objeto imaginario para extraer su certeza como signo de lo real, captar lo imposible de significar.

La angustia sirve entonces para mostrar que hay un deseo causal (a), el cual se desconoce. Freud suponía era una “señal del yo” ante la emergencia no del “peligro externo” sino de “eso” que empuja como pulsión. Lacan muestra con la Banda de Moebius la juntura de lo interno-externo; es la extimidad del sujeto..
Podríamos caracterizar la época en donde las presentaciones son por el lado del fantasma con la queja en las pasiones: “soy el objeto del otro, mi próximo-mi prójimo”. En este punto: ¿en qué momento se agota el fantasma? Y por tanto ¿qué del fantasma estuvo operando ahí? .Cuando el fantasma ya no alcanza surge el deseo de otra cosa -el aburrimiento- , la ligazón al deseo con la situación del sufrimiento. El atravesamiento del fantasma es un correlato segundo al atravezamiento de la angustia, pero la función de la misma es hacer captar que había de antes un signo del deseo.

Finalmente encontramos lo irreductible cuando no hay ilusión, cuando el espejo capta una mancha; donde aparece la castración imaginaria, pues bien, con la mancha entro en el equívoco, ¿qué quiero ver? según la serie de lo dicho, a partir de la pregunta Che vuoi? que me quiere el Otro?: el inconsciente interpreta.

Lacan intenta inventar la angustia lacaniana a partir de diferenciar el estatuto del objeto imaginario, simbólico y real según sus diferentes formas:

a)-pieza separada: por ejemplo frente a una situación de pérdida del objeto amado o de una parte del cuerpo, donde este se volvió una pieza separada. Requiere hacer “condescender el goce al deseo”, via una pieza separada -extraíble- . Es la máscara del brujo que opera sin que el mismo la conozca.

b)-objeto hoffmaniano: aquí se retoma la referencia a E.T.A Hoffmann, como el maestro de lo siniestro en la literatura fantástica, de Freud en “Lo Ominoso” (1919). En el texto Freud hace un análisis lingüístico del oxímoron Heimlich, casa familiar/Unheimlich su antónimo, la terminación en “keit” para pasar el adjetivo a sustantivo: Lo unheimlichkeit. Ejemplo “El hombre de arena”: aquel que amenaza despegar los ojos, remitiendo al complejo de castración. Es el sentimiento de lo siniestro, inherente a la figura del arenero, que toca en el personaje de Nathaniel el fantasma de ser privado de los ojos.

c)-objeto (a) postizo: lo encontramos aquí, para defenderse de la angustia, lo que explícitamente se ilustra en el sueño de la bella carnicera “lo único que le interesa a la bella carnicera es que su marido desee de esa pequeña nada que ella mantiene en reserva. El objeto (a) que funciona en su fantasma, y que le sirve de defensa contra su angustia, es también el cebo con el que retiene al Otro.”

d)-objeto demanda: se sigue en “el verdadero objeto que busca el neurótico es una demanda, que quiere que se le demande. Quiere que le supliquen. Lo único que no quiere es pagar el precio”.(3) es lo que vemos en la oblatividad, en la demanda de amor, en hacerle creer al otro que tengo algo, esto se articula a la demanda de amor. En el obsesivo: que el otro pida, en la histeria: que el otro desee. Demanda de amor con sus estrategias y trucos imaginarios, cuestión diferente a la presencia-ausencia que rodea el deseo. Y por último ,

e) el objeto que no falta: los objetos taponando el deseo, eso es algo que no falta, eso es angustia.-

***

Notas:
1. pág. 52,clase 28/11/62 en El Seminario, libro X; La Angustia.
2. 2 pág. 61,clase del 5/12/62 en El Seminario, libro X; La Angustia.
3. pág. 62,ibid.

Bibliografía:
_Enrique Acuña: “Freud y la captación de la angustia por el síntoma”, en Resonancia y Silencio, Psicoanálisis y otras poéticas. Ed EDULP, disponible en http://www.aplp.org.ar.
_E.T.A Hoffmann: “El hombre de arena”, en Cuentos nocturnos, 1816 en .pdf.
_Freud, S: “Lo siniestro”, en Obras completas tomo18, Ed Losada, 1997.
_Lacan,J: “Introducción a la estructura de la angustia” en El Seminario, libro X: La angustia. Ed Paidós 2015.

Publicado por

Enrique Acuña

*Médico, psicoanalista, escritor. Autor de diversos artículos y libros. (Ensayos: Resonancia y Silencio, Vidas pulsionales, Curarse del lenguaje, Paradojas del objeto en psicoanálisis, entre otros). Director de las revista gráfica "Conceptual" y virtual "Analytica del Sur". Director de enseñanzas del Instituto PRAGMA-APLP. Miembro de la Asociación Mundial de Psicoanálisis y E.O.L. Reside en la ciudad de Buenos Aires; Argentina.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s